Sobre mí

Mi nombre es Rafael Salmón y soy de Cantabria (España) comencé a interesarme por el mundo de la bolsa hace bastantes años, para poder sacar rentabilidad a mis ahorros.

No he realizado estudios directamente relacionados con el mundo bursátil pero si de economía en general y dirección de empresas ya que trabajo en una empresa familiar.

De momento aunque dedico bastante tiempo al mundo de la bolsa y el trading no me dedico a ello el exclusiva sino que lo alterno con mi empresa.

Trabajo parte con capital propio y parte con el de la familia.

Toda la formación que he tenido ha sido autodidacta a base de prueba y error y siempre operando en el mercado ya que la parte psicológica (se la conoce por psicotrading, psicología aplicada al mundo del trading) es fundamental aparte de los conocimientos teóricos. El paso de la teoría a la práctica es como si comparamos a un aficionado al Everest que se ha leído todos los libros sobre el tema y ha visto todas las películas al respecto, y otro que no tiene tanto conocimiento pero ha subido allí.

En mis comienzos comencé en el mercado nacional con la filosofía de invertir por dividendos por análisis fundamental, comprar y mantener, y no fué mal. Pero el rendimiento era bastante escaso y además se requiere bastante capital para sacar algo decente. Salí algo desencantado y realmente solo me lo volvería a plantear en un suelo de mercado y en el mercado americano, en las acciones que llaman aristócratas del dividendo (las que llevan mas de 25 años manteniendo o incrementando el dividendo) . En España hay poco entre lo que escoger para una cartera diversificada y de cuando en cuando a las empresas las da por cancelar el dividendo o disminuirlo.

Después estudié análisis técnico y empecé a tradear el mercado americano en CFDs de acciones con los conocimientos que iba adquiriendo. Al principio en largo y después también en corto, siempre en operaciones de swing trading.

Fué bien durante unos meses en que el mercado estaba medianamente tranquilo, pero luego se agitó y empezaron las bajadas, y aunque al principio fué bien en el lado corto, el mercado se tranquilizó y empezaron las pérdidas y ya el aspecto psicológico pesó bastante ya que realmente no tenía ninguna regla muy definida de compra o venta.

Además me descolocada mucho que muchos de los indicadores fallaban mucho. Se suponía que si entraba largo en sobreventa la acción iba a rebotar «en breve», pero esto muchas veces no se producía y no tenía ninguna regla fija de salida. Iba cambiando de indicadores y en todo el mismo problema.

El final fué bastante desastroso con importantes pérdidas y lo que es peor con el aspecto psicológico tocado.

Así que tuve que seguir buscando aunque me planteé dejarlo.

El análisis fundamental no me convenció pues aunque las cuentas de una empresa digan que es buena el mercado puede tardar años en reconocérselo o a veces nunca.

El análisis técnico (se llama trading discreccional cuando se hace utilizando esta herramienta) tampoco me convenció pues lo mismo podía funcionar como no.

Buscando aquí y allá (Internet, libros), la mayoría en inglés fuí viendo la luz. Esta etapa duró mucho tiempo y me llevó muchos cientos de horas. El mundo del trading en internet es un inmenso bazar en donde la mayoría es basura y alguna cosilla puede aprovecharse. Gente anunciando cursos y métodos por doquier pero sin dar ningún tipo de resultado real. Todos de una forma u otra se excusaban sobre este aspecto.

Me llevó mucho tiempo llegar a un criterio que me hiciera distinguir lo bueno, lo malo y lo regular de lo que iba viendo y escuchando.

Las dos lineas por las que opté fué por el llamado trading cuantitativo (también se le conoce como trading algorítmico, sistemas de trading o trading automático) y la amplitud del mercado (también llamado market timming) y en menor medida por los indicadores de sentimiento de mercado. Este último aunque actualmente no lo utilizo también puede dar mucho juego.

Una definición rápida del trading cuantitativo podría ser la fusión del análisis técnico y la estadística. Es decir, se utilizan elementos del análisis técnico (medias móviles, osciladores y otros indicadores), pero se validan estadísticamente en un periodo de muestra de bastantes años.

La amplitud del mercado es la basada en la línea avance-descenso y sus derivadas, que marca lo que hace el mercado realmente sin los engaños que muchas veces lleva el seguir los índices mas populares como el SP500. Se llama también Market timming porque se puede sincronizar bastante bien con inicios o finales de impulsos que nos facilitan incorporarnos al mercado en largos o cortos.

El mayor handicap que tuvieron estas dos líneas es que hay que estudiar mucho (casi todo en inglés) y aprender programas específicos de graficadores que facilitaran el estudio de los activos.

Acabado el estudio teórico básico ya era hora de empezar a aplicarlo de forma práctica, y así fuí poniendo las bases del sistema que utilizo cogiendo idéas de aquí y allá.

El primer sistema de trading que hice me llevó unas 400 horas de trabajo y por una cuestión a la que no presté mucha atención lo hizo inviable y hubo que tirarlo a la papelera, aunque me sirvió de mucho de base.

El siguiente me llevó algo menos de tiempo prepararlo y ya comencé a utilizarlo no sin temor de que fuera un auténtico churro ya que como digo nunca me encontré nadie que expusiera en real un sistema similar tan sencillo y basado en acciones y ETFs y muchas veces me daba la sensación de que igual estaba haciendo en tonto, que algo así tan simple y sobre acciones, si nadie hacia nada parecido seguro que era porque no funcionaba. A veces tenía pensamientos de que si casi todo se desarrollaba alrededor del Forex y nadie tocaba las acciones es que estaba equivocado. Pero tampoco veía a nadie que mostrara seguimiento en real de operaciones en Forex así que seguí adelante.

Seguí estudiando pues me preocupaba mucho que la cartera no tuviera un stop loss, pero claro, como buen contrarian yo nunca los he utilizado a pesar que de muchos penséis que es una locura los resultados hasta ahora no han ido mal.

En el sistema de reversión a la media que utilizaba no puede obtener un rendimiento ni resultados satisfactorios en el tiempo en que los estuve operando en real, así que finalmente me decanté por sistemas de trading sin optimizar basados en indicadores de amplitud de mercado y es lo que actualmente trabajo.

Los indicadores de amplitud pueden utilizarse también como filtro de mercado cuando alcanzan ciertos valores que nos indican que las cosas pueden empezar a torcerse.

Y así hasta el día de hoy, que ya no dedico tanto al estudio sino mas a la operativa.

Esta es mi historia, si te has visto reflejado en alguno de los puntos me alegro.

Si te encuentras en una encrucijada porque los resultados no te han acompañado animarte a continuar estudiando.

El trading es como montar una empresa, requiere de muchos cientos de horas de trabajo. A veces yo lo comparo con unas oposiciones o como tocar un instrumento. Yo ya le llevo dedicadas unas cuantas miles de horas y es ahora cuando empiezas e verlo con perspectiva.